El transporte terrestre de mercancías no deja de crecer en nuestro país. Algunas de las causas por las que este medio es uno de los más elegidos se atribuyen a las múltiples ventajas que presenta para el transporte de mercancías. Te mostramos algunas de ellas.

Ventajas en el uso del transporte terrestre de mercancías

Tanto para un particular como para una empresa que contrate estos servicios, el transporte terrestre de mercancías presenta numerosas ventajas:

  • Capacidad de adaptación a la carga. Dependiendo de los diferentes tipos de camiones con los que cuente la empresa, es posible adaptar el servicio a las características de la mercancía (transporte refrigerado, transporte cisterna, etc.). De esta forma, se puede proteger la carga, además de preservar sus cualidades durante el trayecto.
  • Flexibilidad. Además de poder tener en cuenta las características de la carga, el transporte terrestre de mercancías ofrece un trato personalizado y flexible para el cliente. Desde el horario, hasta el destino de recogida y entrega (de puerta a puerta) o accesibilidad a las instalaciones, este tipo de transporte puede adaptarse para incluir nuevos envíos o rutas dentro de la ya establecida.
  • Seguimiento. Como ya hemos comentado, el sector del transporte se ha unido al desarrollo de las nuevas tecnologías para mejorar sus servicios. Gracias al uso de estas aplicaciones es posible conocer el estado de nuestra mercancía a tiempo real y saber cuándo se hará la entrega.
  • Económico. Este tipo de transporte no necesita de grandes infraestructuras (como ocurre con el transporte ferroviario), sino que para su buen funcionamiento sólo requiere el propio vehículo. Esto hace que se abarate el coste del servicio y que el precio sea más económico para el cliente.
  • Rapidez. Este factor es clave para ser uno de los medios de transporte más elegidos. Su capacidad de respuesta, junto con la flexibilidad que comentamos anteriormente, hace que sea muy efectivo sobre todo en distancias cortas y medias. El aumento y la mejora de la red de carreteras (tanto a nivel nacional como europeo), hace que sea posible llegar más lejos y más rápido.
  • Seguridad en los envíos. El conductor supervisa y vela por la seguridad de la mercancía. De esta forma, se pretenden evitar roces o choques en la carga, así como fugas o pérdidas. Además de utilizar los embalajes que sean necesarios, muchos camiones ya cuentan con avanzados sistemas de seguridad contra el robo.