Existen diferentes formas de realizar el transporte por carretera, siendo el transporte de carga completa una de las más extendidas. Gracias a sus características, representa un formato flexible, rápido y eficiente para los clientes que necesitan transportar su mercancía.

¿Qué es el transporte de carga completa?

Por transporte de carga completa entendemos cuando un vehículo de transporte lleva de forma exclusiva la carga de un único cliente, ocupando con dicha carga todo el espacio del vehículo (o el máximo posible). A diferencia de otros tipos de transporte, no es necesario unir ni recopilar diferentes tipos de mercancías de varios clientes para rellenar el vehículo.

Ventajas del transporte de carga completa

Algunas de las características que hacen tan atractiva esta forma de transporte son las siguientes:

  • Rapidez: El transporte de carga completa permite reducir el tiempo entre un punto y otro para hacer la entrega. El trabajar con un único cliente por trayecto permite focalizar la ruta y reducir los kilómetros que se tienen que realizar.
  • Coste: Una vez que se ha rellenado el vehículo con la mercancía, conseguiremos un mejor coste por tonelada transportada que otros modelos que necesitan reunir cargas. Es posible reducir los costes ya que se utiliza un único vehículo además de haber un único lugar de carga y de entrega.
  • Fiabilidad: No sólo es beneficioso para el coste del transporte que no haya diferentes momentos de cargas y descargas. El transporte de carga completa también incrementa la seguridad de la carga y la fiabilidad de la ruta. Tener que cargar y descargar varias veces la mercancía, además de disponer de diferentes puntos de entrega puede dar lugar a más incidencias, roturas y errores que influyen en el servicio dado a nuestros clientes.
  • Diseño y seguimiento de la ruta: Esta cuestión no para de tomar importancia en el mundo del transporte de mercancías. Los clientes necesitan saber con exactitud y en cada momento, dónde se encuentra su mercancía. Gracias al transporte de carga completa es más fácil rastrear el estado de un único camión, que el de multitud de paquetes que además han tenido que pasar por diferentes puntos. Además, se facilita la precisión a la hora de determinar las horas de entrega y llega de la mercancía al punto establecido.