Seguro que estás acostumbrado a ver estas palabras juntas, pero ¿sabes a qué hacen referencia cada una de ellas?. Te ayudamos a comprender las diferencias entre logística, transporte y cadena de suministro.

¿Cuáles son las principales diferencias entre logística, transporte y cadena de suministro?

  • El transporte, o la empresa de transportes, es el encargado de generar movimiento de cargas de un lugar a otro. Ya sean mercancías, personas, animales o energías, el transporte es el encargado de movilizar dichas cargas de un destino a otro. Normalmente, cuando hablamos de transporte sólo se está haciendo referencia a las tareas que se limitan al desplazamiento de esas cargas. Cada empresa debe diseñar un sistema de distribución de dichas cargas acorde a las necesidades que éstas presenten, teniendo en cuenta aspectos como el tiempo de traslado, su naturaleza perecedera, etc.
  • Cuando hablamos de logística nos referimos al conjunto de operaciones encargadas de gestionar el transporte y la distribución que dicho transporte realiza con las mercancías. Sus principales funciones son planificar y ejecutar el proceso necesario para ofrecer las mejores condiciones en cuanto a servicio, coste y calidad. Por tanto, la logística es la encargada de ofrecer los medios para que el transporte pueda desarrollarse de la mejor manera, no sólo teniendo en cuenta el desplazamiento sino poniendo a su disposición todo lo necesario para completar esta operación con éxito (control de stock, almacenaje, embalaje, etc.). Por tanto, podemos afirmar que la logística está impulsada por el transporte, el cual funciona como responsable de que se cumpla el plan logístico.
  • En ocasiones, las funciones de la logística se confunden con la cadena de suministro. Este término hace referencia a aquellos procesos involucrados de forma directa o indirecta en la acción de satisfacer la recepción y cumplimiento de la demanda del cliente. Entre las labores que forman parte de la cadena de suministro están: comprar los materiales o materias primas y sus suministros, diseñar el proceso que tienen que llevar a cabo éstas, precios, controlar la demanda y su supervisión, el diseño de toda la cadena, localización de almacenes y centros de distribución, etc. Y por supuesto, se encarga de supervisar las funciones del transporte y la logística.

Si unimos los tres términos explicados, el transporte estaría incluido dentro de la logística y ésta, a su vez, sería parte de la cadena de suministro. Y sobre todo, la logística se encarga de cómo y cuándo llega una carga a su destino, mientras que la cadena de suministro engloba el proceso desde que la materia prima pasa a ser producto hasta cómo poder hacérsela llegar al cliente/consumidor.