Como hemos explicado en otros artículos, el transporte de alimentos tiene unas características especiales. Como alimentos perecederos, las frutas y verduras necesitan ser transportadas a una temperatura concreta y en unas condiciones que mantengan su estado óptimo. Los embalajes para frutas y verduras utilizados en el transporte ayudan a conservar el buen estado de la mercancía.

Tipos de embalajes para frutas y verduras utilizados en el transporte

Además de proteger la mercancía, los embalajes pueden realizar otras funciones: ofrecen información sobre el producto (procedencia, fecha de recogida, etc.), preservan el alimento de estar en contacto con elementos dañinos, facilitan su transporte y agrupación, etc.

Aunque hay más, estos son los principales embalajes que se utilizan son:

  • Cajas americanas o caja estándar: Son los embalajes más comunes, ya que ofrecen una opción resistente de fácil apilado.
  • Cajas wrap around: Estas cajas son de cartón ondulado, y se pliegan alrededor del producto. Su cierre consiste en cuatro solapas cortas en los laterales. Este embalaje es el más utilizado para los bricks de leche. Son mucho más personalizables al producto, por lo que la empresa puede ajustarlo a la mercancía que quiera transportar.
  • Embalaje híbrido: Esta solución cuenta con estructuras de cartón compacto y una tapa de cartón ondulado. Aprovecha las características de ambos materiales para la protección de las frutas y verduras.
  • Palletainer: Esta opción proporciona la posibilidad de transportar grandes cantidades de fruta o verdura en un sólo envase.
  • Embalajes listos para la venta: Son embalajes que facilitan al cliente extraer la fruta o verdura y exponerla en su comercio o punto de venta.
  • Bandejas de productos: Este embalaje tiene la ventaja de ser fácilmente apilable para ser transportado en grandes cantidades. Al no tener protección en la parte superior de la bandeja más que por un film, es muy importante la colocación y sujección de las bandejas en el transporte para evitar golpes.