Igual que la lluvia, la nieve o la niebla, el sol también puede generar complicaciones a la hora de conducir. Toma nota de alguno de los consejos que te ofrecemos para conducir con el sol de frente.

Algunos consejos para conducir con el sol de frente

Con el buen tiempo, aumentan las horas de conducción con el sol como compañero. Por lo genera, el sol puede influir en la conducción provocando deslumbramiento o fatiga visual debido al incremento de luminosidad. Según la DGT, el 5% de los accidentes de tráfico en España suceden por deslumbramientos en las horas cercanas al amanecer o atardecer.


Para evitar riesgos innecesarios mientras conduces tu camión, te dejamos algunos consejos para que puedas conducir con el sol de frente sin problema:

  1. Mantener limpias las lunas de tu camión. En general, un buen mantenimiento y lavado de tu camión te permitirá evitar problemas. En este caso, es esencial para tener una buena visibilidad de la carretera. Con el sol de frente las posibles manchas y el polvo ayudan a aumentar el deslumbramiento provocado por el sol.
  2. Gafas de sol. Aunque parece obvio, muchos conductores no las usan o no utilizan las gafas adecuadas. Utilizar gafas polarizadas y de tiendas homologadas te ayudará a cuidar tu vista y reducir el deslumbramiento.
  3. Utiliza correctamente la visera o parasol de tu camión. Tienes que utilizar los recursos que estén en tu mano para que la conducción sea más cómoda. Aunque puede reducir el deslumbramiento, no debes acostumbrarte a conducir todo el tiempo con él bajado, ya que reduce el campo de visión.
  4. Controla la velocidad. Este es un requisito que destacamos siempre. Ir a una velocidad elevada supondrá tener menos tiempo para reaccionar en la carretera.
  5. Precaución con la entrada y la salida de túneles. Por lo general, en los tramos con túneles la velocidad se suele regular para evitar el riesgo, tanto de choque como de deslumbramiento a la salida del túnel. Es recomendable que mantengas la velocidad hasta que notes que tus ojos se adaptan a las condiciones lumínicas del exterior.
  6. Realiza paradas para descansar. Si llevas un tramo en el que las condiciones te obligan a conducir con el sol de frente, no dudes en parar cuando lo necesites. Es posible que con una pequeña parada la inclinación del sol cambie, además, puedes aprovechar para descansar la vista.
  7. Cuidado con el sol a la espalda. Conducir en estas condiciones también puede provocar deslumbramiento debido al reflejos de los espejos retrovisores.