Seguro que has escuchado hablar sobre la conducción eficiente, pero ¿sabes a qué se refiere? Te dejamos algunos de los principios básicos que la Dirección General de Tráfico (DGT) considera necesarios para llevar a cabo una conducción eficiente.

¿Cómo conseguir una conducción eficiente?

Conoce tu motor

Cada vehículo es diferente. Debes conocer las peculiaridades de tu camión a la hora de conducirlo. Saber las revoluciones de tu vehículo o la potencia máxima harán que puedas usarlas mejor.

Inicia la marcha

No te precipites. No es necesario utilizar el acelerador para arrancar. Evitando este paso ahorras combustible. Una vez que has arrancado el motor, tomate tu tiempo para colocar el disco-diagrama del tacógrafo. Cuando inicies la marcha, acostumbra a utilizar la primera el menor número de veces posible.

Usa correctamente las marchas

Llevar el motor revolucionado no es beneficioso para el camión. Acelera de forma progresiva, no es necesario pisar el pedal a fondo. Si tu motor es de gasolina, deberás cambiar de marcha entre las 1.500 y 2.500 revoluciones. Por otro lado si es diésel, deberás realizar el cambio entre las 1.300 y 2.000 revoluciones.

Utiliza marchas largas

Siempre que sea posible es aconsejable utilizar marchas largas a bajas revoluciones. Aunque es beneficioso para el motor el uso de marchas largas, es importante tener siempre el control sobre el vehículo y tener capacidad de respuesta en caso de que ocurra algún contratiempo.

Emplea una velocidad constante y moderada

Es recomendable utilizar una velocidad uniforme la mayor parte del trayecto. Hay que evitar acelerar y frenar innecesariamente. De esta forma, el desperdicio de energía y combustible es menor. Por otro lado, circular a una velocidad moderada no es sólo una cuestión de seguridad, sino que el aumento de velocidad implica un aumento de gasto en el combustible.

Prevenir y anticipar

Poder anticiparnos a los imprevistos que ocurren en la carretera también forma parte de una conducción eficiente. Para ello es necesario mantener nuestra atención activa y respetar la distancia de seguridad, lo cual nos permitirá tener un margen de maniobra.

Aprovecha las características de la carretera

Aunque el vehículo tienen de sobra capacidad para reaccionar, utilizar las características del medio es más eficiente. En las bajadas, es más beneficioso circular con marchas largas y rodar por la inercia, estando alerta siempre para evitar ninguna situación de peligro. Por otro lado, en las subidas es conveniente retrasar la reducción de marchas y acelerar de forma progresiva. Siempre que sea posible, utiliza el freno motor, es decir, levanta el pie del acelerador y deja que el roce del neumático con la carretera vaya frenando el coche.